Antes de entrar a fondo en el tema, debemos explicar brevemente que es la creación de valor en la industria minera. Crear valor es el medio por el cual una empresa acrecienta sus utilidades en un periodo de tiempo. Ahora bien, en la minería, los mineros han ajustado sus gastos de capital ya se han vuelto menos rentables debido a las disminución de las leyes de minerales, obstáculos regulatorios desafiantes, disminución de la demanda y aumento en el activismo de los accionistas en los últimos años. Este cambio de paradigma del gasto excesivo de capital en el pasado es el “nuevo normal”.

Con el fin de mitigar la creciente incertidumbre y volatilidad que impregna la industria, los mineros han empezado a utilizar tecnologías emergentes para administrar sus activos de manera efectiva, lo cual mejora la productividad y deriva ahorros de costos para garantizar operaciones sostenibles en el futuro. Con todos los beneficios obtenidos hasta la fecha, se puede decir que no incorporar tecnologías digitales expone a un minero a un riesgo mayor.

Las nuevas tecnologías habilitantes están catalizando los desarrollos de la industria minera y creando oportunidades para soluciones digitales mediante el uso de robots, drones, vehículos sin conductor (taladros, trituradoras de mineral, camiones y trenes), tecnología de realidad virtual, impresión 3D y tecnologías M2M. Estos están remodelando esta industria que hace uso intensivo de mano de obra, ayudando a los mineros a desarrollar minas en áreas más desafiantes y remotas, y mejorar la forma en que administran su supply chain.

Por ejemplo, ten en cuenta a los drones. Los mineros han usado a los drones para monitorear las reservas, asignar la exploración de mapa y rastrear el equipo a lo largo de sus cadenas de valor. Además, se cree que en un futuro cercano los drones acortarán los supply chains  mediante la entrega inmediata de piezas de repuesto.